Director gerente de Alcaidesa Links Golf Resort, presidente del Partido Popular de La Línea y candidato a la alcaldía linense para las próximas elecciones municipales de 2019; Juan Pablo Arriaga Cuevas, con una sólida carrera empresarial, se prepara para poner en marcha un nuevo proyecto político que sume en positivo para la ciudad de La Línea.

Arriaga nos recibe en las instalaciones de Alcaidesa Golf para compartir con ‘La Calle Real’ Magazine su trayectoria profesional, sus inquietudes y nuevas aspiraciones.

Para aquellos que todavía no le conozcan ¿quién es Juan Pablo Arriaga?

Juan Pablo Arriaga es un linense de toda la vida, desde hace ya cerca de 55 años. Siempre he vivido en La Línea y presumo mucho de nuestra ciudad. Desde el año 1992 pertenezco a la plantilla de Alcaidesa Golf. Al principio arrancamos con un campo de golf, el famoso Alcaidesa Links Golf, donde empecé como secretario del club, y después de unos años ya pasé a la dirección. En el 2007 construimos la nueva casa club con oficinas, salones de boda, restaurante y también un segundo campo de golf, Alcaidesa Heathland. Aquí sigo trabajando en Alcaidesa después de 26 años.

¿Qué granito de arena ha aportado Juan Pablo Arriaga para convertir Alcaidesa en un referente en el sector del golf, incluso en los años más duros de la crisis? ¿Cuál es la clave del éxito?

La historia de Alcaidesa es bonita y a la vez ha sido muy difícil. Empezamos en el año 92 con un campo de golf, y ya por aquel entonces hicimos frente a una crisis económica. Cuando pasamos a un segundo campo y construimos estas instalaciones supuso unos costes importantes. Pero aquí la clave del éxito, el poder seguir adelante, ha sido gracias a la constancia del personal. Yo empecé desde abajo, luego he ido subiendo, ya llevo cerca de dieciséis años como director gerente, y cada día soy más consciente de que el equipo humano de Alcaidesa es lo más importante. Cuando llegó la última crisis económica en el 2011 tuvimos que tomar medidas. Me reuní con el equipo y, en lugar de despedir a parte de la plantilla, optamos por la reducción de horario. Esto en principio lo hicimos para un año y estuvimos cerca de tres. Aquello no fue fácil, teníamos que mantener los dos campos de golf y las instalaciones de la casa club. Pero aguantamos el chaparrón de la crisis, logramos recuperarnos y volver a la normalidad. No hubo que despedir a nadie y, gracias a la constancia y a la profesionalidad de todo el equipo humano de Alcaidesa; desde el campo de golf, a cafetería y administración, aguantamos la crisis y estuvimos preparados para la recuperación. Hicimos los deberes bien hechos y hoy estamos donde estamos. Nuestra meta futura es convertirnos una de las mejores empresas de Andalucía en el sector del turismo y el golf.

Precisamente ¿qué importancia tiene la industria del golf en la generación de empleo y riqueza para nuestra zona?

Sin duda influye muchísimo. El turismo que viene aquí a jugar al golf, sobre todo en la época de inverno, es un turismo masivo. Son muchas las personas que vienen del centro y norte de Europa, porque en invierno las condiciones del clima en sus países son muy duras para jugar al golf. Así que se vienen masivamente aquí y esto influye de manera directa en zonas como La Línea, San Roque y Sotogrande. El invierno aquí es temporada baja, pero no para el golf, y esto se nota en los bares y restaurantes de la zona, en comercios y establecimientos. Además, nosotros organizamos salidas y excursiones, los llevamos a La Línea y San Roque, salen a tomar algo y a comprar. Es una clientela muy buena que gasta dinero y que a la zona le viene de maravilla, sobre todo en la época de invierno.

¿Cómo logra compaginar su faceta empresarial con la familia?

En mi caso, que tengo cinco hijos, ha sido complicado. He tenido que viajar mucho sobre todo estos años atrás y eso ha ido en detrimento de la familia. Pero este es un trabajo muy agradecido. Siempre intento buscar mis ratos libres.

Los Arriaga y los Cuevas, dos familias de gran solera en la ciudad de La Línea

Sí, tanto Arriaga como Cuevas nos sentimos muy queridos. Ahora la asociación Mar del Sur, que trabaja estrechando lazos entre Gibraltar y la comarca, le va a conceder un homenaje a mi tío Miguel Cuevas, que tiene 92 años, por su labor empresarial. La familia Cuevas ha trabajado mucho en La Línea, en el tema inmobiliario y en los supermercados. Afortunadamente es una familia muy querida en la ciudad después de tantos años.

Deportista y gran seguidor de la Real Balompédica Linense

Siempre me ha gustado el deporte. He jugado al tenis y al fútbol. El golf también me gusta mucho. No he tenido más remedio que aprender a jugar al golf por el trabajo, soy muy malo pero me divierto mucho. Y luego está la Balona, a quien sigo de toda la vida; cuando pequeñito iba con mi padre y luego he seguido yendo con amigos. También he sido socio y hasta fui directivo de la Balona hace muchos años, cuando hubo un momento en el que parecía que el equipo iba a desaparecer, nos metidos cuatro jóvenes y lo salvamos entonces. Los linenses agradecen mucho, en estos años de crisis que hemos pasado, ir una tarde de domingo a un partido de la Balona en Segunda División B para olvidar un rato los problemas. Alcaidesa colabora actualmente con la Balona, y lo seguiremos haciendo.

Está ya inmerso en un nuevo reto, en este caso desde la política. ¿Cómo y por qué decide un director con una brillante carrera profesional en una internacional como Alcaidesa dar este paso?

Eso no lo entiende nadie, no lo entiendo ni siquiera yo. Ha sido un tema complicado en casa, difícil de entender para mi familia. A mí me encanta la política, pero no me considero un político de profesión. Tengo un puesto de trabajo maravilloso como director de Alcaidesa. Sin embargo, a raíz de los últimos acontecimientos, en los que a mi compañero Nacho Macías, que era coordinador de la AGE en el Campo de Gibraltar, lo centran más en temas de coordinación y seguridad, charlamos desde el partido y me convencieron para que me presentara candidato a la alcaldía por el Partido Popular, y a pesar de los pesares de la familia. Al final, con el permiso de mis hijos, tomé la decisión y aquí estamos. La verdad es que es un reto muy difícil, la situación es complicada. Pero ahora mismo vamos a por todas, sólo pienso en La Línea y en los linenses, y creo que puedo aportar mucho. El equipo de Gobierno que tenemos ahora en La Línea es bueno, las cosas están mejorando, pero tenemos que seguir mejorando mucho más, y quiero colaborar en ello. Si ganamos pediré la excedencia aquí y tendré que dejar un trabajo muy cómodo, muy bonito. Si no ganamos, ayudaremos siempre al que llegue a la alcaldía. Aquí no va a ver disputas, ni peleas. Esto se trata de sumar. La Línea necesita que sumemos.

¿Qué puede aportar a La Línea? ¿Cuál es su proyecto?  

Mi proyecto es muy sencillo: trabajar por el desarrollo de La Línea y el bienestar de los linenses. No tengo otras aspiraciones políticas. Mis aspiraciones son locales, mi aspiración es La Línea. Así que vamos a trabajar para sacar buenos resultados y conseguir la alcaldía. Si gobierno espero hacerlo lo mejor posible para esta ciudad; y si no, ayudaré y colaboraré en todo lo que pueda. Ayudaré siempre, desde la alcaldía o desde Alcaidesa.

¿Cuáles son las mayores potencialidades de La Línea? ¿Cómo puede la ciudad superar de una vez su complicada situación actual?

Con el anterior equipo de Gobierno del Partido Popular en España se tomaron medidas muy importantes. Hemos salido en las televisiones un día sí y otro también. La imagen que estamos dando no es buena y no es justa.  La ciudad de La Línea y la comarca tienen unas virtudes muy positivas en cuanto al turismo, las playas, la restauración, los bares, y tenemos que trabajar para cambiar esa mala imagen que se ha proyectado. En esto tenemos que ir todos los partidos políticos de la mano. La Línea necesita un trato especial, que se reconozca su singularidad, y se está luchando por ello a través de la mesa de trabajo. Necesitamos un Plan Integral que aborde el tema de la seguridad y el narcotráfico, pero que también toque otros aspectos importantes como la educación, el empleo, la vivienda, las infraestructuras y las inversiones. También es fundamental que tengamos buenas relaciones con Gibraltar. Ahora además tenemos otra importante fábrica de empleo como es el nuevo Hospital de La Línea. En este sentido, tenemos que pensar qué vamos a hacer con el hospital viejo y toda la barriada de San Bernardo que ahora se queda abandona. En definitiva, hay que seguir luchando por un Plan Integral en el que colaboremos todos los partidos políticos.

¿Qué papel debe jugar la ciudad de La Línea y la comarca del Campo de Gibraltar ante el desafío del Brexit?

Por motivos laborales trato mucho con Gibraltar, la amistad que tengo con los gibraltareños es muy cercana. Todavía tengo la esperanza de que los británicos arrepentidos consigan dar marcha atrás, aunque es muy difícil. Lo que sí tenemos que tratar todos es que el Brexit sea lo más blando y suave posible, que no afecta a las miles de personas que van a trabajar diariamente al Peñón, que no afecte a sus puestos de trabajo y a sus condiciones laborales. También tenemos que tratar que los gibraltareños puedan salir fácilmente para disfrutar de nuestras instalaciones, de nuestra ciudad. Existe una serie de gastos e inversiones por parte de ellos que espero que no afecte. La verdad es que es una pena todo lo que ha pasado con el cambio de Gobierno central, porque se estaban concretando unas medidas especiales por parte del Gobierno del PP a nivel nacional para el Campo de Gibraltar y La Línea. Se estaba preparando un paquete de medidas muy bueno, para los trabajadores y para las barriadas. Ahora con los últimos acontecimientos políticos se ha quedado todo parado. Hace poco hablaba con el ex delegado del Gobierno en Andalucía, que ahora vuelve a ser senador, y que presentará estas medidas para que el nuevo equipo de Gobierno nacional las trabaje. Así que a ver qué pasa y qué podemos hacer.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here