La Línea auténtica, esa otra Línea que no acostumbra a salir en los medios de comunicación nacionales; esa Línea real, la de verdad, vive en muchos linenses humildes y trabajadores, brillantes y con talento. Sara Rojas Vázquez es una de estos vecinos que pasea bien alto el nombre de esta ciudad. Recientemente ha participado en el Congreso de Terapia Celular (TerCel) celebrado en Pamplona, donde ha compartido sus investigaciones con profesionales de primer nivel.

Esta joven linense de 26 años estudió Farmacia en Granada, donde también cursó un Máster en Química Farmacéutica. Cuando se encontraba trabajando en la farmacia López-San Luís, en La Línea, recibió una importante llamada de la Universidad Politécnica de Valencia ofreciéndole la oportunidad de realizar un proyecto de tesis doctoral. “Con el apoyo de mi familia y amigos, cogí carretera y manta y aquí estoy desde entonces, en Valencia”, explica Sara a Calle Real.

En estos momentos se encuentra trabajando de lleno en su tesis doctoral, que se basa en el uso de nanopartículas para la eliminación de células senescentes. “Estas células se han relacionado con enfermedades asociadas a la edad, tales como osteoartritis, enfermedades neurodegenerativas e incluso cáncer. Su eliminación se plantea como una estrategia terapéutica muy prometedora”, apunta.

Su participación en el Congreso de Terapia Celular (TerCel) ha resultado una experiencia “muy gratificante, tanto a nivel personal como académico”. La Red TerCel está formada por investigadores básicos, clínicos y profesionales médicos de toda España. “Fue toda una sorpresa cuando me comunicaron que mi proyecto había sido escogido para realizar una ponencia allí”.

A través del portal Rincón Linense, conocimos que Sara aprovechó su participación en TerCel para cerrar su exposición con una bonita imagen de nuestra ciudad. “Seguramente habréis notado que mi acento muy valenciano no es…Y para despedirme, quería compartir con vosotros esta imagen que pertenece a uno de mis lugares favoritos. Es la playa de mi pueblo, La Línea de la Concepción”, concluyó así su exposición esta orgullosa linense.

“Lo hice porque me pareció una buena oportunidad para promocionar nuestro pueblo y transmitir la idea de que no todo es negativo. Pensé que, con este pequeño gesto, podría contribuir a devolver un poco la fe en la valía de nuestra gente”, añade Sara.

Aprovecha para enviar un mensaje a los vecinos de La Línea: “debemos unir nuestras voces en una, en pro de un futuro mejor. No es momento para el conformismo, sino para sumar fuerzas en la reivindicación de propuestas acordes a nuestras circunstancias. Todos podemos aportar nuestro granito de arena desde muchos ámbitos diferentes. Me siento afortunada de pertenecer a esta tierra de sal y de luz, y no quiero que me arrebaten esa suerte, ¿y tú?”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here