Cuco de Frutos retrata la ciudad más icónica del mundo con su nuevo trabajo fotográfico “Reflections”

0
2700

Publicista, fotógrafo, empresario… Cuco de Frutos, conocido linense, no deja de sorprender  a propios y extraños. Reside en Madrid desde hace 15 años, pero su espíritu viajero le ha llevado a multitud de destinos, y de todos ellos ha traído consigo una imagen, una historia. Ahora, desvinculado por completo del negocio de la hostelería -ha sido promotor de locales míticos como el Callejón, allá por los años 90, o de los restaurantes aQa en La Línea y Recoveco en Algeciras- ha puesto todos sus sentidos en la fotografía, una pasión a la que siempre estuvo unido, y que tuvo origen en aquella foto, que aún recuerda con cariño, de una puesta de sol en la playa de La Línea, en 1991.

Hace algo menos de un año y de la mano de la estadounidense Patricia Tanner decidió embarcarse en su proyecto más ambicioso hasta el momento. Aunque su trayectoria ya está consolidada, con exposiciones ya abiertas al público, junto a Tanner ha realizado un trabajo espectacular que ha desembocado en la presentación en sociedad (nada menos que la comunidad neoyorquina) de Cuco de Frutos Fine Art Photography.

Con motivo del lanzamiento de su marca empresarial, y junto a Patricia Tanner, presentaron su, de momento, última muestra fotográfica. Con Reflections, compuesta por diez obras de gran formato, De Frutos muestra su especial visión de edificios y lugares icónicos a través del uso de los reflejos.

La irrupción de Cuco de Frutos en la ciudad estadounidense, que se ha convertido ya en su segunda casa, tomó forma en una presentación de su trabajo que tuvo lugar hace unos días en New York, en un espacio ubicado en Brooklyn, donde la exposición que ahora acaba de estrenarse permanecerá durante 15 días para trasladarse posteriormente a una galería en Manhattan. Con esta obra, Cuco de Frutos expresa esa percepción y visión únicas que capta de cada uno de los escenarios que ha visitado a lo largo del mundo.

“Cuando comencé a viajar me di cuenta de que la cámara me permitía capturar rincones del mundo a través de mi propia experiencia”, explica el fotógrafo, quien ya tiene en su haber otras dos exposiciones, La mirada buena del chico malo y NY Contrasts.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here