“Nuestros destinos están unidos”

0
996
El alcalde en funciones, Juan Franco, y el ministro principal de Gibraltar, Fabian Picardo, en las inmediaciones de la frontera.

El alcalde en funciones de La Línea, Juan Franco, y el ministro principal de Gibraltar, Fabian Picardo, han puesto este mediodía punto y final a los actos conmemorativos por el cincuenta aniversario del cierre de la frontera con Gibraltar. Ambos dirigentes han coincidido en señalar el desastre humano que supuso aquel hecho, con la vista puesta en uno de los grandes retos que toca enfrentar en los próximos meses: el Brexit.

Franco se ha referido al cierre de la frontera como “uno de los hechos más tristes, graves y con consecuencias negativas que hemos padecido en los 150 años de historia de esta ciudad. Familias quedaron a un lado y a otro, la economía de la ciudad se dislocó por completo y miles de linenses y gibraltareños vivieron un antes y un después bastante desagradable“.

El cierre peatonal se levantó en 1982 y el de vehículos en 1985. Una vuelta paulatina a la normalidad, a la convivencia, que ha sido posible “gracias un ejercicio de generosidad por parte de los que vivimos aquí. De vez en cuando nos encontramos con sucesos desagradables muchas veces provocados por gente que ve esto a 600 y pico de kilómetros de distancia, que no comprende la sensibilidad que tenemos, que no entiende que somos dos pueblos hermanos, que tenemos una historia común y que estamos abocados a entendernos, a llevarnos bien”, ha apuntado el alcalde en funciones de La Línea.

Franco y Picardo se ha referido, como no, al desafío del Brexit. “Esperamos que entre todos, ambos pueblos yendo de la mano, podamos llegar a puntos de entendimiento y que continuemos una vida en común que sea lo más tranquila, lo más pacífica y con la mejor convivencia posible. Nos deseamos mutuamente la mejor de las suertes, el mayor de los éxitos, y siempre teniendo en cuenta que nuestros destinos están unidos, como no puede ser de otra forma”, ha señalado Franco.

Fabian Picardo ha recordado que “hace 50 años, cuando el régimen fascista cerró la frontera, Gibraltar tenía un déficit de 350 millones de libras. Decían que cerraban la frontera para estrangularnos económicamente y que íbamos a caer como una fruta madura. Cincuenta años después hay más linenses, más españoles, más ciudadanos comunitarios, trabajando en Gibraltar. En vez de tener un déficit de 350 millones de libras tenemos un superávit de 85 millones. Nunca se puede forzar a las personas a hacer aquello que no quieren hacer. No éramos vegetales ni frutas que íbamos a madurar, sino personas, seres humanos, con corazón. El fascismo nunca va a ganar. Lo único que sirve es la democracia, la hermandad, el amor humano. Cuando hay políticos que intentan enfrentarnos, los ciudadanos saben que lo más importante es la convivencia, el llevarse bien”.

Respecto a las declaraciones de Miguel Rodríguez, empresario linense propietario del grupo Festina, en las que se refería a Gibraltar como “un cáncer para España”, Picardo ha señalado que “las personas que describen a mi pueblo y a mi gente como la peor enfermedad que puede visitar a un ser humano no se merecen que les conteste. Que todo el mundo comprenda el tipo de odio que intenta sembrar”.

En una entrevista al diario ABC, Rodríguez también ha valorado la propuesta de ciudad autónoma como una “masturbación intelectual”. Algo que Franco no comparte, aunque “es Hijo Predilecto de La Línea, Medalla de Andalucía, y se merece todo el respeto por mi parte”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here