Juan Carlos Ocaña: “Estamos obligados a saber qué demandas tienen las entidades culturales”

0
198

Continuamos con nuestra serie dedicada al Instituto de Estudios Campogibraltareños (IECG) con el fin de dar a conocer su trabajo. En el artículo de hoy, patrocinado por Guadacorte SA, hablamos de la Sección IV, dedicada a Música, Danza y Teatro. 

Juan Carlos Ocaña, músico y compositor, preside desde hace unos meses la sección IV del Instituto de Estudios Campogibraltareños (IECG), dedicada a Música, Danza y Teatro. Aunque ahora solo está compuesta por cuatro personas, el trabajo realizado en este departamento ya ha dado algunos frutos. “En este corto periodo de tiempo hemos elaborado algunos estudios, como el dedicado a Regino Martínez, que salió publicado en la revista Almoraima”, explica Juan Carlos Ocaña, quien añade que la tarea de esta primera etapa se centra en crear un equipo consolidado que sea capaz de dar a conocer el amplio patrimonio que posee el Campo de Gibraltar en su ámbito de estudio.

Este es uno de sus principales retos, aunque también se encuentra el de colaborar y trabajar codo con codo con las instituciones y asociaciones que se dedican al teatro, la música y la danza de la comarca para plantearles que tengan al Instituto de Estudios Campogibraltareños como punto de unión para poder desarrollar actividades relacionadas con el fomento del patrimonio musical y cultural.

“Creo que el instituto está obligado a conocer cuáles son las necesidades que tienen esas instituciones, canalizar esas demandas e intentar darles una solución”, explica Ocaña, quien anuncia que la Sección IV ya está trabajando en otras investigaciones como la referida a Rafael Millán Picazo, trabajo en el que colabora su familia aportando diversa documentación.

Organizar actividades, exposiciones y crear formatos audiovisuales que hagan más fácil el conocimiento del patrimonio cultural del Campo de Gibraltar es otra de las propuestas que se han planteado quienes trabajan en el seno de la Sección IV dedicada a la cultura, la danza y el teatro.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here