Escribano reclama una Andalucía en libertad y en el lugar que merece

565
María Luisa Escribano junto a Juan Franco, alcalde de La Línea.
arcgisa


María Luisa Escribano, presidenta de Asansull, ha sido la encargada hoy de pronunciar el discurso del pleno celebrado con motivo de la celebración del Día de Andalucía. Lo ha hecho en un salón de plenos abarrotado de público y presidido por el alcalde, Juan Franco, el resto de la corporación, autoridades civiles y militares, y representantes políticos de la comarca como Gema Araujo, diputada nacional, entre otros.

Escribano, que ha lucido la Medalla de Oro de Andalucía que recibió en 2016, ha pronunciado un discurso institucional, aunque reivindicativo, que ha sido muy aplaudido por los presentes. La presidenta del Grupo Asansull trajo a la memoria aquel día, hace ahora 40 años, que se aprobó la autonomía «con el esfuerzo y el sacrificio» de todos los andaluces. «Nuestros gritos fueron igualdad para poder desarrollarnos sin agravio comparativos con otras regiones españolas, libertad para dejar atrás una dictadura y vivir como ciudadanos de pleno derecho. Autonomía para poder tomar las riendas de nuestro futuro y decidir y avanzar en cooperación con todas las otras regiones españolas», añadió.

Escribano ha señalado a una Andalucía como tierra de historia, de cultura, civilizaciones y encuentros de pueblos e ideas, «que han formado un patrimonio, cultural único, un pueblo abierto, diverso, sociable, dinámico y orgullosos de sus raíces». Pero la Andalucía con la que sueña la presidenta necesita seguir avanzando, mejorando en autogobierno, igualdad, solidaridad y autonomía, “todos iguales, todos diferentes”, ha dicho.

«Mañana nos olvidaremos de Andalucía»

«Tenemos que seguir trabajando para que las situaciones de desigualdad, que aún existen, pasen definitivamente a ser parte de nuestro pasado. Tenemos que tomar conciencia de las personas con capacidades diferentes, de las personas mayores y dependientes, los menores con necesidades especiales, para que sus situaciones de vulnerabilidad, no puedan ni deban ser un obstáculo para su desarrollo y calidad de vida, sino fortalezas para conseguir una Andalucía mejor y diversa», ha pronunciado Escribano, que ha tenido un especial recuerdo para las mujeres asesinadas por violencia de género.

«Hoy, 28 de febrero, sacamos los atriles oficiales de lo andaluz, para poner sobre ellos los quejidos, pellizcos, llantos, carencias y sobre todo los deseos que tiene el pueblo andaluz para continuar avanzando por el progreso y bienestar.  Hoy se hablará en los discursos oficiales de los 537 millones que el Ministerio de Hacienda le debe a nuestra comunidad. Hoy hablaremos con pasión de Andalucía, pero como sucede cada año, mañana entraremos en lo ordinario y dejaremos de hablar de ella», ha declarado la encargada del discurso institucional.

Para el mañana, Escribano deseó un futuro mejor, reclamando a Madrid lo que la comunidad se merece por población y pidiendo para la comarca lo que requiere y necesita para prosperar ante el temido Brexit.