Los hospitales de la comarca, a la espera de test rápidos para detectar el coronavirus

· La Junta de Andalucía anuncia la compra de 60.000 unidades de estos test y reclama al Gobierno central que destine a Andalucía otros 120.000 · Así funcionan esta herramienta que permite detectar el virus en veinte minutos

295
arcgisa


Los test rápidos de detección del COVID-19 son fundamentales evitar la propagación de este coronavirus responsable de una pandemia mundial. La Junta de Andalucía anunció ayer martes la compra de 60.000 unidades de estos test y reclama al Gobierno central que destine a Andalucía 120.000 de los 640.000 que ha adquirido la Administración central.

Conocer si una persona con síntomas tiene el coronavirus en el menor tiempo posible permite derivar al paciente, tratarlo de forma adecuada y tomar medidas encaminadas a evitar contagios. Además, se reduce el tiempo para obtener una respuesta, que puede estar en unos quince minutos, y se restringe el contacto entre el personal médico y el paciente.

En el hospital algecireño, según sanitarios del centro, se está tardando en hacerse la prueba desde que la persona comunica los síntomas, lo que también provoca ciertos atascos. Advierten de la necesidad de contar con un mayor número test, que esperan que lleguen en los próximos días.

El consejero de la Presidencia, Administración Pública e Interior y portavoz de la Junta de Andalucía, Elías Bendodo, en una rueda de prensa no presencial junto al consejero de Salud y Familias, Jesús Aguirre, expresó que el Gobierno andaluz prevé la compra de 640.000 unidades de test rápidos, reclama al Gobierno central unos 120.000 de estas pruebas, en proporción al peso poblacional de la comunidad autónoma en el conjunto de España, y teniendo en cuenta que esos test son «indispensables para hacer frente al virus».

Andalucía cuenta con más de una treintena de puntos de recogida rápida de muestras desde el automóvil, entre ellas una en el Punta Europa, con el fin de agilizar la toma y minimizar el riesgo de los profesionales sanitarios y a aquellos que trabajan en servicios esenciales. La llegada de estos test podría abrir esta recogida de muestra desde el automóvil al resto de la población.

PCR y test rápidos. ¿Cómo funcionan y en qué se diferencian?

El diagnóstico de infección por coronavirus lleva haciéndose desde el inicio de la epidemia gracias a la prueba de la PCR, técnica presente en numerosos laboratorios de hospitales, centros de investigación y universidades; a esta técnica se han sumado los test de diagnóstico rápido, más sencillos de utilizar y que permiten obtener los resultados en 15 minutos desde el domicilio de la persona.

La PCR presenta cierto grado de complejidad, por lo que necesita personal entrenado y preparado para su realización. Tiene unas características básicas que son: alta especificidad, ya que puede diferenciar entre dos microorganismos muy cercanos evolutivamente; alta sensibilidad, ya que puede detectar cantidades de 20 copias/ml, o incluso menos, de material genético viral, y finalmente es precoz porque se detecta virus en las primeras fases de la infección respiratoria. Desde el inicio de la epidemia se ha realizado el diagnóstico mediante técnicas de PCR.

Ahora están empezando a realizarse pruebas mediante una segunda batería de técnicas, los citados test de diagnóstico rápido, que permiten conocer en 10-15 minutos -la PCR tarda varias horas- si una persona está o no infectada.

Además de la rapidez, estos test presentan otra ventaja muy importante en el momento actual ya que pueden realizarse en el domicilio de un caso sospechoso, siempre supervisado por un profesional sanitario. Se basan en una inmunocromatografía en papel, es decir, una plataforma que tiene ‘pegados’ las proteínas del virus para detectar anticuerpos o anticuerpos específicos para detectar las proteínas del virus. Su funcionamiento es similar al de los test de embarazo.

Vídeo explicativo de cómo funciona estos test.

¿Por qué no se ha utilizado antes esta técnica? Hasta que no se ha contado con un buen número de pacientes infectado para poder caracterizar los anticuerpos no se ha podido desarrollar; la PCR, al ser una prueba de diagnóstico directo, se ha podido hacer desde el primer momento en que se secuenció el virus.

«La sanidad andaluza no está desbordada»

La Junta de Andalucía ha asegurado que los planes de contingencia aprobados por el Consejo de Gobierno para estar preparados ante un posible pico de 9.000 infectados y de otro de 15.000, y por ello ha querido trasladar «un mensaje de tranquilidad». «Andalucía está preparada, el sistema sanitario andaluz es fuerte, está respondiendo bien; ni mucho menos está colapsado».

De igual modo, ha reiterado además que la Junta ha previsto la incorporación de hasta 7.430 profesionales sanitarios más y de unas 26.000 camas hospitalarias más si fuera necesario en el marco de dichos planes, y que «sigue en marcha» el plan de medicalización de hoteles.