CSIF señala que más de 50 sanitarios esperan la adaptación de sus puestos de trabajo

299
Servicio de Farmacia del Hospital Punta de Europa en una imagen de archivo.
arcgisa


El sindicato CSIF ha denunciado hoy la situación en la que viven más de 50 profesionales sanitarios de los hospitales del Campo de Gibraltar que presentan diferentes patologías y que se encuentran a la espera de un dictamen para que se adapten sus puestos de trabajo. «Estos trabajadores afectados por asma, diabetes u otras patologías recogidas en el manual elaborado por el Ministerio como especialmente sensibles al coronavirus, se encuentran expuestos de la misma manera que el resto del personal a contraer el Covid-19. Sin embargo, sus patologías previas les podrían suponer un riesgo aún mayor para su salud en el caso de que efectivamente acaben contagiados. Hasta el día 20 de marzo se habían recogido cerca de 50 solicitudes de adaptación de puestos, entre el Hospital Punta Europa y La Línea, pero a día de hoy, se sabe que el número ha aumentado considerablemente», añade el sindicato en una nota oficial.

Estos profesionales han de ser evaluados por el equipo de vigilancia de la salud del área sanitaria del Campo de Gibraltar. «Este servicio está totalmente desbordado en estos momentos por la crisis del coronavirus, y la atención a los profesionales afectados está retrasándose. Este sindicato reconoce que el equipo de la Vigilancia de la Salud está haciendo todo lo posible y más por agilizar los trámites, pero considera que la responsabilidad de garantizar la salud de sus trabajadores es de la propia administración sanitaria, que debería disponer de más medios personales para llevar a cabo estas tareas», explican en el CSIF.

Hay que tener en cuenta, argumenta el sindicato, que este servicio también se encarga de atender a los sanitarios sospechosos de haber sido contagiados y de dictaminar cuarentenas domiciliares para ellos, así como realizarles el seguimiento en casa para controlar su evolución. 

Para la central sindical esta situación es una muestra más de los pocos “cuidados” que reciben los trabajadores de la sanidad pública por parte de las autoridades y responsables del Servicio Andaluz de Salud (SAS).