Los puertos deportivos no cierran pero reducen su actividad al mínimo

220
El puerto deportivo Alcaidesa, en La Línea, en una imagen de archivo.
arcgisa


La Asociación de Puertos Deportivos y Turísticos Marinas de Andalucía ha adoptado una serie de medidas de aplicación en los recintos portuarios tras la declaración de Estado de Alarma decretada en el Real Decreto 463/2020. La recomendación principal es que todos los propietarios de embarcaciones se queden en casa para evitar la propagación del coronavirus.

La asociación ha señalado que los varaderos no están afectados por la orden de suspensión de apertura de locales y establecimientos incluida en el Real Decreto 463/2020, por lo que no es obligado su cierre. «No obstante, se recomienda prudencia y reducir su actividad al mínimo posible para casos de urgencia y necesidad con el objetivo de que se produzcan los menos contactos posibles», añade el colectivo en un comunicado.

Los trabajos realizados en los barcos amarrados en los puertos están autorizados por la legislación aplicable en el Estado de Alarma, pero se recomienda realizar solo las tareas urgentes e inaplazables, sin que sean permitidos otros trabajos para reducir al máximo la presencia de personas dentro de los puertos y evitar incidentes.

La labor de las oficinas situadas dentro de los puertos deportivos asociados se realiza por una sola persona y con los locales cerrados. Además, se ha facilitado el teletrabajo a todos los empleados que tengan funciones susceptibles de cumplirse por dicho medio. La recepción y la capitanía de los puertos permanecerán, en la medida de lo posible, cerradas al público presencialmente y la atención se producirá por internet o por teléfono.

Sí está permitido el acceso a los puertos deportivos de las tripulaciones que trabajen en los barcos que tengan amarrados, pero intentando que no haya más de una persona en el barco, que los trabajos sean necesarios y que se observen las recomendaciones y obligaciones dictadas por las autoridades sanitarias.

Los ocupantes de los barcos amarrados en los puertos tienen las mismas limitaciones que el resto de los ciudadanos, pudiendo salir de los barcos solamente para comprar comida, medicinas y todas aquellas salidas que autoriza el Real Decreto 463/2020.

Los responsables de los puertos podrán tomar la temperatura a todas las personas que entren en los puertos, ya sea a pie, en coche o por mar, a fin de proceder a las recomendaciones y obligaciones dictadas por las autoridades sanitarias. Los puertos podrán admitir barcos en tránsito siempre y cuando sus ocupantes cumplan las obligaciones del resto de los ciudadanos, dando inmediata cuenta de la recalada a la Guardia Civil de Fronteras.

Marinas de Andalucía reitera que estas medidas tienen un carácter provisional ya que los miembros de la federación mantendrán reuniones periódicas para ir ajustando las medidas en función de las necesidades y de lo que establezcan las autoridades.