Las semirrígidas pasarán a estar prohibidas y se podrán incautar incluso en tierra

7453

Los esfuerzos no sólo se centran en la detección y persecución de las bandas criminales, sino que la Agencia Tributaria ha diseñado e impulsado modificaciones normativas al efecto de dificultar esos tráficos. La utilización de embarcaciones de alta velocidad – de manera muy especial las semirrígidas – por las organizaciones dedicadas al contrabando y el narcotráfico se revela no sólo como un vehículo para cometer actividades delictivas, sino también como una amenaza contra la seguridad de las personas, del tráfico marítimo y de las infraestructuras, y genera, además, una sensación de impunidad de los delincuentes que no debe tener cabida en un Estado de derecho.

Con el objeto de contribuir a la erradicación del fenómeno, desde el Departamento de Aduanas e Impuestos Especiales de la AEAT se ha propuesto la revisión del régimen jurídico actual relativo a estas embarcaciones, de forma que su uso ilegítimo pase a estar penalizado por la normativa de contrabando, estableciendo para este tipo de embarcaciones el carácter de género prohibido, permitiendo incautarlas incluso en tierra, con independencia de si portan o no carga ilícita y facilitando la incoación de los correspondientes expedientes sancionadores o la formulación de las denuncias pertinentes por delito de contrabando.