Rajoy: El Gobierno español quiere “intentar acabar con las situaciones de tráfico ilícito”

En ese periodo se seguirá aplicando el acervo europeo, lo que "dará mayor certidumbre a los ciudadanos y a las empresas". También ha destacado que los residentes europeos en Reino Unido mantendrán sus derechos, y que la fecha de referencia para ello no será la del Brexit sino la del fin del periodo transitorio.

596

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha afirmado este viernes que en las conversaciones bilaterales con Londres sobre Gibraltar y el Brexit “no se va a tratar el tema de la soberanía” del Peñón, sino que se habla “de la gente”.

“Estamos hablando del Brexit y el tema de la soberanía no se trata aquí, aquí vamos a hablar de la gente, de los trabajadores del Campo de Gibraltar, no queremos que el Brexit empeore su posición”, ha dicho afirmado tras participar en un Consejo Europeo en Bruselas.

En su reunión, los Veintisiete han aprobado las orientaciones para la negociación de la relación futura entre la UE y Reino Unido y, según ha destacado Rajoy, en ellas “se confirma una vez mas que la aplicación del periodo transitorio a Gibraltar depende de un acuerdo bilateral entre España y el Reino Unido”.

Mariano Rajoy también ha informado de que “se confirma, una vez más, que la aplicación del periodo transitorio a Gibraltar depende de un acuerdo bilateral entre España y el Reino Unido”. Al respecto, ha anunciado que el Gobierno ha iniciado conversaciones bilaterales con el Reino Unido, que progresan satisfactoriamente, y confía en llegar a un acuerdo en los próximos meses para asegurar “la mejora de la situación de los trabajadores transfronterizos y soluciones razonables para las cuestiones que vienen afectando negativamente a la zona del Campo de Gibraltar”.

Esas conversaciones bilaterales ya han comenzado y, en opinión de Rajoy, “progresan satisfactoriamente”, así que espera un acuerdo “en los próximos meses”.

En ellas, el Gobierno español quiere “intentar acabar con las situaciones de tráfico ilícito”, mejorar la transparencia y el intercambio de información fiscal, hablar del uso futuro del aeropuerto y de asuntos de pesca y medio ambiente. La cuestión de la soberanía, una reivindicación a la que España no renuncia, “tiene otros cauces”.

En esas conversaciones, ha concretado, no se va a tratar el tema de la soberanía.