Vecinos exigen medidas tras el atropello mortal en Avenida Príncipe de Asturias

14518

Este fin de semana la avenida Príncipe de Asturias ha sido, de nuevo, escenario de un terrible accidente de tráfico que se ha saldado con el fallecimiento de una mujer por atropello de un turismo.

El accidente se produjo sobre la 00.50 horas de la madrugada de este pasado domingo, y aunque en el lugar se personaron de inmediato efectivos de Policía Nacional, Policía Local, Guardia Civil de Tráfico y Servicios Sanitarios, nada se pudo hacer por salvar la vida de esta vecina de 43 años que fallecía prácticamente en el acto.

La mujer que fallecía este domingo (A.B) era natural de Hungría y se había mudado recientemente a esta zona, donde su marido había puesto en marcha un negocio en Gibraltar. Esposa y madre trabajadora, deja atrás amigos y familiares que han mostrado su dolor a través de las Redes Sociales.

La avenida Príncipe de Asturias es un peligroso punto negro de la ciudad, donde se producen con demasiada frecuencia accidentes y atropellos de considerable importancia.

Hace tan sólo unos meses Carreteras del Estado actuó sobre la peligrosidad de esta artería de la ciudad instalando paneles luminosos para hacer más visibles los pasos de peatones. También se mejoraron los puntos de luz.

La falta de visibilidad es uno de los mayores problemas de esta vía, sumado a la gran velocidad que muchos turismos alcanzan en la avenida. Y es que con un límite de 40 kilómetros por hora, son muchos los conductores que sobrepasan con creces este máximo de manera irresponsable.

Resulta habitual que, tanto en Príncipe de Asturias como en Paseo Mediterráneo de Levante, los vehículos circulen a gran velocidad, sin pensar en las consecuencias de una conducción temeraria. Recientemente, vecinos de las calles Blanca de los Ríos y Galileo denunciaban esta situación y exigían medidas contra la velocidad de los vehículos en la zona.

Tanto la avenida Príncipe de Asturias como el paseo marítimo de Levante ya han sido en otras ocasiones escena de atropellos mortales. En este sentido, tras cada accidente, son muchas las voces que reclaman acciones más concretas como la instalación de radares de control de velocidad.