Los hermanos Toñi y Juan Aragón Cazalla llevan tres décadas en el mundo de la fotografía. Su estudio, ubicado en el número uno de la calle Andalucía, en La Línea, está especializado en álbumes digitales. “Una vez que los novios eligen los reportajes, comenzamos con el trabajo de diseño”, nos cuenta Toñi, encargada del área de bodas, en cuyo equipo trabajan diseñadores especializados para dar al álbum digital ese toque final que exige el cliente.

El servicio del estudio Foto Luz incluye también el formato vídeo, grabado en alta definición y con la posibilidad de utilizar drones. “Tenemos a gente que graba, que diseña y que maneja el dron para ofrecer un trabajo muy completo a los novios”, explica.

Toñi afirma que el estilo del álbum depende, en general, de los deseos de los novios. “Los álbumes suelen ser más serios y le damos un tono más informal a otros recursos como las cabeceras para redes sociales, o la preboda, que en algunos casos suele usarse como anuncio de la boda o para el vídeo que se proyecta durante la celebración. Y es ahí, en la preboda, donde contamos la historia de los novios”, explica la responsable del área de bodas de Foto Luz.

La relación que el estudio propone a los novios se inicia con la firma del contrato y concluye cuando los recién casados tienen el álbum digital en sus manos. “Nos gusta estar en permanente contacto con ellos. La boda es tan importante para los novios como para el estudio”, declara.