Un total de 44 ciudadanos del Campo de Gibraltar se han hecho donantes de médula ósea entre marzo y abril de este año en el hospital de La Línea, gracias a la habilitación de un punto de información y extracción por parte del centro al que se puede acudir con cita previa. Para llevar a cabo esta iniciativa, que da respuesta a una demanda ciudadana, se cuenta con la colaboración del Centro de Transfusión, Tejidos y Células de la provincia y la Hermandad de donantes de sangre, órganos, médula ósea y plasma de La Línea, así como del Registro Nacional de Donantes de Médulsa Ósea REDMO-Fundación Carreras.

Las personas del Campo de Gibraltar interesadas en sumarse a esta iniciativa solidaria, pueden pedir cita con la consulta de captación de donantes del Hospital de La Línea a través del teléfono 956969553. Posteriormente, se le citará para recibir información y, si reúne los requisitos y sigue estando interesada, se le realizará la extracción de las muestras necesarias.

Ser donante voluntario significa aceptar firmemente el compromiso moral de donar progenitores hematopoyéticos de médula ósea o de sangre periférica a un enfermo de cualquier parte del mundo que, sin disponer de familiares compatibles, requiera un trasplante. El único requisito inicial es cumplimentar un formulario y someterse a una pequeña extracción de sangre con el fin de determinar su grupo de histocompatibilidad.

Puede incluirse en la Red Mundial de Donantes de Médula Ósea, a través de REDMO, toda aquella persona de edad comprendida entre los 18 y 55 años que disfrute de buena salud. El criterio de buena salud consiste en no sufrir enfermedad cardiovascular, renal, pulmonar, hepática o hematológica, u otras afecciones crónicas que requieran tratamiento continuado, y no tener antecedentes, o riesgo de haber padecido infecciones por los virus de la hepatitis B, C, o del sida.

La donación de medula ósea se realiza extrayendo, con una jeringuilla, una pequeña cantidad de sangre medular de la parte posterior del hueso de la cadera. Esta extracción se realiza bajo anestesia general o epidural, en el hospital especializado más cercano al domicilio del donante.

La donación de médula ósea no conlleva otro riesgo que el de la anestesia. Tras la extracción puede existir un ligero dolor residual en la zona de punción que desaparece a los pocos días de la donación.

En la donación de progenitores de sangre periférica el único efecto secundario relevante es el dolorimiento generalizado de huesos y músculos (como el de la gripe) que pueden producir los factores de crecimiento hematopoyético, y que desaparece en pocos días. El riesgo derivado de la obtención de estos progenitores es prácticamente nulo.

El donante es libre de darse de baja del Registro si así lo desea en cualquier momento. Aún así, hay que recordar que ser donante de progenitores hematopoyéticos implica un compromiso moral que debe ser meditado antes de inscribirse en el Registro, y que se espera que el donante no cambie de idea si está en juego la vida de otra persona.