Las playas de La Línea, aptas para el baño

862

Las aguas de baño de las playas de La Línea de la Concepción se encuentran dentro de los niveles de calidad establecidos, según el informe que ha elaborado la Consejería de Salud y Familias durante la primera quincena de julio sobre el estado del litoral y de las aguas continentales. Este estudio se basa en los análisis realizados por la Dirección General de Salud Pública y Ordenación Farmacéutica.

Según el informe de aguas de baño marítimas elaborado por la Junta de Andalucía, las playas de Poniente y Levante son aptas para el baño sin que recoja ninguna incidencia en su análisis. Dicho informe ofrece los datos del muestreo recogido en los cinco puntos de estudio, cuatro de ellos en la playa de Levante (Burgo, este, La Alcaidesa y oeste) y otro en Poniente.

Durante esta primera quincena de julio la Consejería de Salud y Familias ha vigilado los 374 puntos de muestreo en las 263 zonas de baño marítimas y 27 zonas de baño continentales de Andalucía.

Las muestras de agua han sido analizadas para determinar los diferentes parámetros exigidos por la normativa vigente, como los macroscópicos, transparencia, color, aceites minerales, presencia de espumas persistentes y sólidos flotantes, restos orgánicos y cualquier otro residuo de cristal, plástico, caucho, madera, que pueda afectar a la salubridad de las aguas y se considere de interés sanitario.

Por su parte, en Cádiz se han realizado 83 muestreos en 80 puntos censados, repartidos en 58 zonas de baño de 19 municipios.

El Programa de Vigilancia Sanitaria de las Aguas de Baño se basa en el seguimiento analítico; realizar las actuaciones sanitarias en casos de incidencia –que pueden ir desde las limitaciones de uso hasta la prohibición del baño, o incluso la clausura de playas-; la coordinación con ayuntamientos y administración ambiental y la información pública a la ciudadanía.

Hay que recordar el importante papel de los Ayuntamientos, encargados de mantener las condiciones de salubridad de las zonas de baño, vigilar los posibles puntos de vertido y adoptar las medidas que les requieran las administraciones sanitarias y ambientales.