Desmantelan el clan de Kiko ‘El Fuerte’ tras 17 detenciones y 3.500 kilos de hachís intervenidos

Como consecuencia de esta operación, la Guardia Civil ha desmantelado el más importante grupo criminal dedicado al narcotráfico que operaba en La Línea, deteniendo a sus 17 miembros.

3882

La Guardia Civil ha desarticulado una potente organización criminal dedicada al tráfico de hachís en La Línea, liderada por Kiko ‘El Fuerte’. Esta operación, denominada Operación Fortín, se ha saldado con la detención de un total de 17 personas, la incautación de 3.500 kilos de hachís y la intervención de cinco embarcaciones, nueve vehículos y tres motocicletas.

La investigación comenzó a principios de año cuando los componentes del OCON (Organismo de Coordinación del Narcotráfico) tuvieron conocimiento de una organización criminal que estaría introduciendo grandes cantidades de hachís por las costas de La Línea. Esta organización se había hecho fuerte después de que la benemérita desmantelase otros clanes que operaban en la zona, como el de Los Castañitas.

Desde el primer momento, los agentes de la Guardia Civil que investigaban a la organización comprobaron lo difícil que resultaba conseguir información, dada las enormes medidas de seguridad que tomaba el cabecilla del grupo y por ende el resto de la organización. Además, el líder de la organización, apodado Kiko ‘El Fuerte’, era una persona que la Guardia Civil describe como “extremadamente violenta” y que presumía de ello tanto a nivel interno como con otras organizaciones.

En el transcurso de la operación, los agentes conocieron que debido a la presión ejercida por la Guardia Civil en el Campo de Gibraltar este grupo habría conectado con organizaciones que operaban en la provincia de Huelva, pero sin llegar a acuerdo alguno.

Los agentes continuaron con la investigación y conocieron que el SIVE de la Comandancia de Algeciras había detectado una embarcación que se dirigiría a las playas de La Línea. Al sospechar que fuera a alijar se organizó un dispositivo. Tras más de 48 horas en las que hizo varios amagos de alijo en la playa, los investigadores solicitaron apoyo del Servicio Marítimo del Cuerpo y del Servicio Aéreo que persiguieron a la embarcación. Los tripulantes de la narcoembarcación, al verse perseguidos, arrojaron los bultos al mar, y en un momento de la persecución chocaron contra la embarcación de la benemérita. Al ser esta más pequeña, sus tripulantes cayeron al agua.

Al no poder ser rescatados, fue por lo que, los pilotos de la Guardia Civil convencieron a los tripulantes, “que huían sin preocuparse de los agentes”, explica la benemérita en un comunicado, para que regresasen al lugar y subiesen a bordo a los agentes, que detuvieron a los cuatro tripulantes, entre ellos un piloto muy conocido y experimentado en este tipo de embarcaciones, y que tras la investigación se ha conocido que trabajaba para esta organización.

La investigación continuó su curso, y una vez que se conoció el funcionamiento, los componentes de la organización y se obtuvieron indicios suficientes, se llegó a la fase de explotación de la operación. En la fase final de la Operación Fortín, la Guardia Civil realizó trece registros domiciliarios y detuvo al cabecilla de la organización, así como a doce personas más, por lo que con los cuatro de la embarcación, al final suman 17 las personas detenidas.

Como consecuencia de esta operación, la Guardia Civil ha desmantelado el más importante grupo criminal dedicado al narcotráfico que operaba en La Línea, deteniendo a sus 17 miembros. Además se han intervenido 3.500 kilos de hachís, cinco embarcaciones (tres motos de agua, una de recreo y una semirrígida con tres motores, 12 vehículos (todoterrenos, turismos y tres motocicletas) y se ha desarticulado un narcoembarcadero en La Línea.