El Museo Cruz Herrera y la José Riquelme recuperan su actividad

119
Imagen de archivo de la Biblioteca José Riquelme.
arcgisa

La delegación de Cultura se prepara para la Fase 1, que se inicia mañana, con la reapertura del Museo Cruz Herrera y de la Biblioteca Municipal José Riquelme. Dichos espacios están habilitando ciertas medidas de acuerdo con los técnicos de prevención.

El Museo Cruz Herrera mantendrá su horario habitual, es decir: de martes a domingo, de 10.00 a 14.00;  de martes a viernes, de 17.00 a 20.00 horas y lunes, cerrado. Por ello, abrirá el martes, 12 de mayo. Se suspenderá el acceso a la sala de proyecciones, al aula didáctica y a la alcaldía institucional, y el aforo máximo establecido será de cuarenta personas, una por cada habitáculo expositivo con los que cuenta el museo. Asimismo, se  señalizará  un circuito para no hacer coincidir a los visitantes en los recorridos y se colocarán avisos con las advertencias higiénicas y de distancia que habrán de seguirse. 

La Biblioteca Municipal José Riquelme recuperará el servicio de préstamos y devolución de libros, que se atenderá con cita previa a través del correo biblioteca@lalinea.es y de los teléfonos 956696241 y 956696269, en horario de 9.00 a 14.00 y de 15.30 a 20.30 horas. A este respecto, se ha habilitado una estancia para depositar los libros devueltos. Durante un periodo de catorce días permanecerán en bolsas cerradas y fechadas, antes de volver al circuito.

Esta misma precaución de cuarentena de catorce días se sigue ya en el Archivo Histórico Municipal Francisco Tornay para los documentos que se consultan en sala por investigadores o estudiosos. El archivo, que reabrió  el pasado lunes, atiende presencialmente bajo cita previa en el teléfono 600 43 82 09 y dota a trabajadores y usuarios de equipos de protección individual. También se pueden realizar consultas telemáticas a través del correo archivohistorico@lalinea.es 

Como normas comunes a todos los espacios, los mostradores de recepción y atención contarán con mamparas, se habilitará la dispensación de hidrogel, el uso de ascensores se restringirá a personas con discapacidad  y se aconsejará que se acceda a los baños solo en caso de extrema necesidad. De igual modo, habrá presencia de Policía Local para garantizar el seguimiento de las normas que tienen como fin la protección de  trabajadores y visitantes.