La mayor tragedia de la bahía cumple hoy 35 años

1775
La humareda envuelve al 'Petrogen One'.

El 26 de mayo de 1985 es una fecha marcada a fuego en el Campo de Gibraltar. De negro se tiñeron el cielo y el mar de la Bahía de Algeciras después de que el petrolero de bandera panameña Petrogen One explotara en el pantalán de la refinería de Cepsa de San Roque y afectara a un segundo buque. Hoy se cumplen 35 años de una de las mayores tragedias recordadas en la comarca, en la que murieron 32 personas y más de una treintena resultaron heridas.

Era un domingo agradable, fresco, soplaba viento de levante en la bahía. Sobre las 11.00 horas una explosión estremeció la normalidad de toda la comarca y su estruendo, cuentan, se oyó hasta en la Costa del Sol. En aquel momento todo era incertidumbre y miedo pero horas después se supo que lo ocurrido: el petrolero Petrogen One se encontraba terminando de descargar 25.000 toneladas en el muelle de la refinería de Cepsa cuando un fallo provocó una explosión. Esta se extendió sin posibilidad de evitarlo a un segundo buque que se encontraba al otro lado del pantalán, el Camponavia, cargado con 152 toneladas de gasolina. Un tercer barco, el petrolero Camporrubio, que también operaba en la zona, evitó ser alcanzado.

El Petrogen One se partió en dos y comenzó a hundirse. Muchos de sus 29 tripulantes japoneses y coreanos pudieron lanzarse al agua pero hasta 13 personas perecieron atrapados en el interior del buque o quemados por las llamas. Lo mismo ocurrió con el buque español Camponavia, del que fallecieron 12 trabajadores y también murieron 7 empleados del pantalán de Cepsa. Muchos cuerpos nunca aparecieron. Además, una treintena de personas sufrieron heridas de distinta consideración.

Histórica foto de José Luis Roca para el Diario de Cádiz.

Bomberos, ambulancia, Guardia Civil, Policía Nacional, Cruz Roja, Comandancia de Marina, Protección Civil, servicios de la propia refinería y remolcadores se movilizaron para rescatar a supervivientes o los cuerpos. Fue una jornada caótica, de máxima alerta. El Rey Juan Carlos y miembros del Gobierno de España, entonces de Felipe González, se desplazaron posteriormente al Campo de Gibraltar.

Carta de navegación y lista de embarque del ‘Camponavia’, encontrado tras la explosión.

Según relata Manuel Rodríguez Aguilar en un texto publicado en la World Ship Society, “el coste económico del desastre se cifró en unos 42 millones de dólares”. “La empresa alemana Neptune Transport and Marine Services, adjudicataria del contrato para la remoción de los restos, extrajo en los tres meses de trabajo más de 11.000 toneladas de acero del fondo de la bahía”. Este mismo documento explica que “el sumario terminó por entrar en el agujero negro de la justicia española y finalmente se llegó a un acuerdo económico de indemnización con los aseguradores. El caso fue sobreseído sin juicio”.

Aquel domingo, 26 de mayo de 1985, tuvo lugar la que fue considerada una de las mayores tragedias marítimas de la historia reciente de España. Hoy se cumplen 35 años y muchos retienen todavía en su memoria aquella pesadilla.

La columna de humo y llamas provocada por la explosión vista desde Algeciras.