El Plan Especial de Seguridad suma en dos años 1.800 detenidos y 268 toneladas de droga incautada

543

La ejecución del Plan Especial de Seguridad para el Campo de Gibraltar, puesto en marcha por el Ministerio del Interior en agosto de 2018 para mejorar la respuesta policial frente al narcotráfico en la comarca, ha generado una mejora de los indicadores de eficacia del trabajo de prevención y persecución del tráfico de drogas y el contrabando en la zona, en particular en detenciones practicadas, grupos criminales desarticulados, cantidades de droga aprehendida y efectos intervenidos. Así lo reflejan los datos recopilados por la Secretaría de Estado de Seguridad al cumplirse dos años de la puesta en marcha del plan.

Entre el 1 de agosto de 2018 y el 31 de mayo de 2020, el número de personas detenidas por su posible implicación en aquellos supuestos delictivos perseguidos de manera específica por el plan (tráfico de drogas y contrabando) fue de 1.806, lo que supone un incremento de un 30,8% respecto al anterior periodo equivalente (de agosto de 2016 a mayo de 2018), en el que los arrestados fueron 1.380.

Este incremento tiene su correlato en el incremento del número de detenidos por el total de las infracciones penales en la comarca entre agosto de 2018 y mayo de 2020, para el que la cifra es de 9.356, un 11,3% más que en el periodo equivalente anterior, en el que fueron 8.430.

Desde la puesta en marcha de este plan, las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado han intervenido 268,2 toneladas de droga: 258.300 kilos de hachís, 8.545 de cocaína, 501 de heroína y cantidades menores de otras sustancias. En 2019, el ritmo de incautación de sustancias estupefacientes fue de unos 13.000 kilos de media mensual, cifra que disminuyó a partir del pasado mes de marzo ya que la declaración del estado de alarma obligó a las organizaciones dedicadas al narcotráfico a reducir su actividad. Respecto a los medios de transporte intervenidos durante la ejecución del plan de seguridad, el saldo es de 1.092 vehículos a motor y 311 embarcaciones.

Este plan también ha permitido un considerable incremento de las investigaciones patrimoniales por blanqueo de capitales y otros delitos relacionados. Desde agosto de 2018, el número de indagaciones de este tipo fue de 336, un 100% de incremento respecto del periodo equivalente anterior.

Descenso de la tasa de criminalidad

El refuerzo del despliegue policial, el aumento de las capacidades operativas y la mejora de los medios materiales y tecnológicos puestos a disposición de Policía Nacional y Guardia Civil han permitido un incremento de las operaciones contra el tráfico de drogas, 1.318 en total, un 132% más que en el periodo equivalente anterior.

Algunos de estas operaciones han permitido: la desarticulación del conocido clan de Los Castañitas, una operación que en sus dos fases superó los 50 detenidos; la Operación Gasol permitió en 2018 desarticular la red de abastecimiento de combustible, comida y tripulantes a narcolanchas que aguardan en alta mar hasta encontrar el momento idóneo para trasladar la droga ilegal a las costas españolas. Fueron detenidas 68 personas e incautados 10.550 litros gasolina y 1.600 kilos de hachís; la Operación Torcal 5 Marduck contra una organización internacional asentada en la provincia de Málaga y dedicada a la introducción de hachís desde Marruecos permitió la detención de ocho personas de diferentes nacionalidades, cuatro vehículos, un yate, la aprehensión de 600.000 euros y 25.000 libras en efectivo y 4.922 kilos de droga; la Operación Cotrina, desarrollada en las provincias de Cádiz y Málaga contra el clan de Los Castañitas se saldó con la incautación de unos 7.200 kilos de hachís y la detención de 81 personas. También se intervinieron dos embarcaciones,34 vehículos, otros 16 vehículos robados empleados para el transporte de droga, 592.252 euros en efectivo y un radar marítimo de largo alcance ubicado en una vivienda de La Línea utilizado para la detección de embarcaciones del Servicio Marítimo.

La Operación Itálica 07 Vegano desarticuló la más importante organización que operaba en el río Guadalquivir y que contaba con unos fuertes nexos de unión con otras organizaciones asentadas en el Campo de Gibraltar. Se saldó con la detención de 52 sospechosos y la incautación de 2.200 kilos de hachís, 13 armas de fuego, vehículos de lujo y dos embarcaciones semirrígidas, 248.000 euros en efectivo y varios drones de última generación utilizados para detectar patrullas policiales; y la Operación OS 1-20 permitió la detención de 65 personas, la incautación de 20 embarcaciones semirrígidas, 42.074 cajetillas de tabaco y más de 5.500 litros de combustible que iban destinados al abastecimiento de narcolanchas utilizadas para introducir tabaco de contrabando en distintos puntos del Campo de Gibraltar.

Esta ingente actividad policial ha generado un significativo descenso de la tasa de criminalidad, que mide el número de delitos detectados por cada mil habitantes. Si en 2018 esa tasa era de 45,1, el pasado mes de mayo había caído a 40,1. Es la tasa más baja de la última década en la comarca; ese mismo mes, la tasa nacional estaba en los 43,3 delitos por mil habitantes, 3,2 puntos por encima.

Este Plan Especial de Seguridad también ha contemplado el aumento sostenido de los efectivos policiales desplegados en la zona, una media de un 12% para Policía Nacional y Guardia Civil, al extremo de que el nivel de ocupación del catálogo de puestos de trabajo en sus plantillas se ha mantenido durante todo el periodo de vigencia del plan más de cuatro puntos porcentuales por encima de la media nacional. Además, el plan ha permitido un mayor desarrollo y dotación de las estructuras y grupos policiales dedicados a la investigación del narcotráfico, que han visto aumentados sus medios materiales con 183 nuevos vehículos y 265 elementos tecnológicos como ordenadores, redes de comunicación, transmisores, cámaras térmicas o visores nocturnos, entre otros.