Buscan a tres migrantes que han abandonado el CATE de Campamento

3532
Una imagen de archivo del CATE de San Roque.

La Policía Nacional busca a tres migrantes que han abandonado el Centro de Atención Temporal de Extranjeros (CATE) situado en Crinavis, en San Roque. Pertenecen al grupo del más de medio centenar de personas rescatadas de una patera el pasado viernes y entre las cuales se detectaron más de una decena de positivos de COVID-19. Por ahora, se desconocen si los tres huidos están contagiados.

Estos migrantes se encontraban, junto al resto, custodiados en el CATE por unos ocho agentes Policía Nacional. Las personas que llegan a esta instalación del Gobierno no pueden permanecer retenidas en ella más de 72 horas, tiempo en el que se realizan las investigaciones y los trámites burocráticos oportunos. Según fuentes policiales, tras detectarse casos de coronavirus, se ha dado una moratoria judicial de otras 48 horas, de las cuales ya solo restan 14. Pasado ese tiempo los migrantes pueden abandonar el centro. En este caso concreto, y complejo debido a los positivos, Cruz Roja tiene previsto hacerse responsables de ellos.

Sin embargo, esta tarde se ha tenido conocimiento de que tres de estas personas han conseguido abandonar el CATE. Los policías nacionales que custodian el centro han dado el aviso del suceso a otros agentes que, a estas horas de la tarde, intentan localizarlos.

Reivindicaciones de Jupol

Jupol, el sindicato mayoritario de la Policía Nacional, viene reivindicando la necesidad de aumentar el personal y los medios materiales para impedir que ocurran sucesos como el de esta tarde en el CATE de Campamento.

El sindicato vuelve a llamar la atención de los problemas que tienen los agentes de la provincia de Cádiz a la hora de contar con funcionarios suficientes para hacer frente al problema de la inmigración, así como de los materiales adecuados. Según fuentes de Jupol, para realizar estas tareas, se tirando de policías de otras comisarías que ayudan al traslado de migrantes, una situación que se complica y se vuelve más delicada en tiempos del coronavirus.

Actualmente, en el CATE de Crinavis hay 8 funcionarios que custodian a más de una treintena de personas. Este centro no cuenta con las medidas de seguridad, por ejemplo, de un CIE o una prisión, ya que estas personas no se encuentran detenidas al no haber cometido delitos.