Una empleada municipal recibe el alta de la Inspección Médica antes del resultado de la PCR

El sindicato CCOO, indignado, denuncia que la trabajadora, que realiza limpieza en colegios, estaba de baja y en confinamiento por contacto cercano con un infectado de Covid-19

827
Un sanitario con diversas muestras de tests de detección de Covid-19. Foto: María José López. Europa Press.

CCOO ha mostrado su “indignación” por las formulas de actuación que, según denuncia, está empleando la Unidad Médica de Valoración de Incapacidades en los casos de trabajadores confinados por sospecha de Covid-19. En este sentido, el sindicato denuncia el caso de una trabajadora del Ayuntamiento de La Línea a la que los servicios públicos sanitarios han dado orden de confinamiento por contacto cercano, y su médico de familia la baja, que “ha sido anulada por la Inspección Médica mientras se encuentra a la espera de los resultados de la PCR practicada por el SAS”.

Según CCOO, la trabajadora municipal, destinada en la limpieza de colegios, ha recibido una comunicación de anulación de su baja por parte la Unidad de Valoración Médica de Incapacidades –UVMI-, tras haber recibido órdenes de confinamiento por parte de la autoridad sanitaria y la baja por su médico de familia, por contacto cercano con infectado de Covid. Para el sindicato, “esta situación resulta especialmente grave si se tiene en cuenta que la trabajadora aún no ha recibido comunicación de los resultados de la prueba PCR que le han practicado”.

Desde CCOO consideran “inaceptable” esta actuación por parte de la Inspección Médica, que “se une a una larga lista de agresiones contra la salud de los trabajadores” que, a criterio del sindicato, atesora esta entidad.

“Resulta indignante que las Inspección Médica resulte más diligente en sus prácticas de alta que los servicios sanitarios en el diagnostico de un positivo en Covid. No es de recibo que se mande a trabajar a una empleada a la que aún no se ha completado la prueba diagnóstica”, sostiene el secretario comarcal de CCOO, Manuel Triano, quien, igualmente, denuncia que “resulta lamentable las contradicciones en un asunto tan delicado entre dos departamentos de una misma administración, la UVMI y el Servicio Andaluz de Salud”.

Especial gravedad reviste este caso, a criterio del sindicato, si se tiene en cuenta que la trabajadora desempeña sus servicios en un centro educativo, al que la Inspección Médica pretende que se reincorpore “obviando los protocolos de prevención” dictados por la autoridad sanitaria. “¿Quién se hará responsable si esta situación provoca un brote en un colegio público de La Línea?”, se preguntan desde el sindicato.

Ante todo ello, desde CCOO han hecho un llamamiento a los responsables políticos de la Consejería de Salud y Familia de la Junta de Andalucía para que intervenga de manera inmediata en este asunto y establezca los mecanismos necesarios para “parar en seco estos comportamientos” por parte de la Inspección Médica.