La cooperación y ayuda al desarrollo para estabilizar zonas conflictivas de interés, en la UIMP

385
Militares españoles en una misión en Irak. Europa Press

La Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP) ha organizado la V Jornada de Seguridad y Defensa en colaboración con el Estado Mayor de la Defensa (EMAD), que se llevará a cabo el jueves 12 de noviembre a las 16.30 de manera online, a través del siguiente enlace: https://meet.google.com/mov-obqs-mcc

Según se explica desde la organización, “muchas de las situaciones de desestabilización de la Seguridad internacional están asociadas a factores socio-económicos y culturales de las zonas en conflicto, que actúan como multiplicadores de la situación de inestabilidad, y que generan el campo abonado para la actuación de grupos y bandas armados que, dedicados a actividades ilícitas, han llegado a amenazar la propia existencia de los estados y suplantar su autoridad, en algunos territorios”.

En esas regiones, muchas de ellas próximas a Europa, “la debilidad de los estados y la falta de gobernanza han facilitado la proliferación de grupos de delincuencia organizada y terroristas, que controlan los tráficos ilícitos (armas, trata de seres humanos o narcotráfico), generando importantes bolsas de conflicto que afectan a la Seguridad global”.

“Las importantes tasas de natalidad de estas regiones, unidas a la pobreza, la dificultad de acceso a la enseñanza -y como consecuencia la falta de formación -, en definitiva, al subdesarrollo, facilitan el reclutamiento entre las mafias, multiplica la conflictividad e impulsa a las migraciones masivas, pudiendo generar situaciones complejas en los países de destino”, continúa el escrito.

“Allí, en un ámbito fundamentalmente agrícola y ganadero, el tremendo impacto del cambio climático, de las catástrofes naturales y medioambientales; así como, las bajas cotas de acceso a la sanidad y la falta de infraestructuras sanitarias y, como consecuencia, la proliferación de las pandemias, no ayudan en absoluto a la mejora de la situación”, añade.

En la justificación de la jornada se concluye que, por todo ello, “resulta evidente la trascendencia de la cooperación internacional para, complementando a otras medidas –diplomáticas o militares-, facilitar la gobernanza, la educación en el respeto a los derechos humanos y el desarrollo, que impactan positivamente en la estabilidad de los estados y en la posibilidad de ‘vivir con normalidad’ en esas regiones”.