Picardo: “Ningún agente de Frontex podrá operar en Gibraltar sin la aprobación de su Parlamento”

850
Paso fronterizo entre La Línea y Gibraltar.

El ministro principal de Gibraltar, Fabin Picardo, ha asegurado que si bien España contará con la asistencia de Frontex para tareas relacionadas con el control del espacio Schengen desde el Peñón, “ningún agente de la misión podrá operar en suelo gibraltareño sin la aprobación de su Parlamento”. En un mensaje con motivo del arranque de 2021, Picardo ha hecho hincapié en que “independientemente de lo estipulado en el acuerdo o tratado” entre la UE y Reino Unido que debe firmarse, “los agentes de Frontex únicamente podrán operar en Gibraltar si cuentan con una ley aprobada por su Parlamento”.

Así, ha despejado dudas al respecto y ha indicado que la ley de Gibraltar “no permitirá a ningún agente de la ley de España contar con jurisdicción ejecutiva o de ningún otro tipo” en el Peñón. “Jamás presentaré al Parlamento una ley que lo permita”, ha aseverado. Es por ello que ha destacado que el preacuerdo, del que ha dicho estar “muy contento”, no “cruza ninguna de las líneas rojas” de Gibraltar en materia de “jurisdicción, soberanía y control”. “Se trata de una aserción de nuestra soberanía”, ha matizado.

En este sentido, ha aclarado que la “reclamación soberanista de España con respecto a Gibraltar ha estado específicamente fuera de la mesa durante las negociaciones”, que culminaron en el preacuerdo anunciado el 31 de diciembre, el cual ha descrito como un texto “legalmente no vinculante” y “reversible”. Para Picardo el preacuerdo alcanzado ha permitido evitar “los peores efectos del Brexit”, algo para lo que ha sido fundamental el texto pactado: “Resulta seguro para las cuestiones fundamentales que nos preocupan”.

El espacio Schengen

Sobre los visados y la cuestión migratoria, el ‘premier’ gibraltareño ha señalado que “todos los aspectos” de este tipo de actividad “tendrán lugar únicamente como resultado del permiso reversible concedido por Reino Unido y Gibraltar en el tratado definitivo que se firme”.

Así, ha recalcado que el tratado “se podrá deshacer”, lo cual ha interpretado como “una demostración más de soberanía” para el Peñón. Además, ha recordado que dicho tratado, que será legalmente vinculante, será firmando con la UE, “que no mantiene ninguna reclamación sobre la soberanía de Gibraltar”.

“Los estados miembro de la zona Schengen, entre los que se encuentra España, mantendrán la competencia relativa a la emisión de visados para la zona Schengen cuando la entrada se realice por Gibraltar, tal y como sucede con respecto a todos los demás puntos de acceso a la zona Schengen”, ha explicado antes de manifestar que “únicamente Gibraltar mantendrá la competencia de conceder visados de entrada al territorio”.

Sobre este punto ha detallado que la entrada a Gibraltar seguirá siendo “competencia exclusiva” del Peñón y será la “clave prioritaria de acceso a Gibraltar o al acceso a la zona Schengen a través de Gibraltar”. “Ejerceremos ese control prioritario sobre el acceso a través de la Agencia de Fronteras y Guardacostas de Gibraltar, que se convertirá en la principal agencia de control sobre todo el acceso vía Gibraltar”, ha puntualizado.

La postura de España

La ministra de Exteriores española, Arancha González Laya, considera que lo pactado el 31 de diciembre “tiene que traducirse en un tratado entre la UE y Reino Unido sobre Gibraltar”, que confía en que esté cerrado en un plazo de seis meses; “puede ser antes, esperemos que no sea después”.

Solo cuando ese acuerdo se firme será cuando se suprima la Verja entre Gibraltar y España y cuando se comenzaría a aplicar el Acuerdo de Schengen en el Peñón, explicó la ministra la semana pasada, precisando que mientras esto ocurre “nos vamos a asegurar de que garantizamos una máxima fluidez”, “cumpliendo con las reglas de juego”.

González Laya ha incidido en varias ocasiones en que España será responsable, “como Estado miembro de la UE que pertenece al espacio Schengen”, del cumplimiento del acuerdo sin fronteras en el Peñón y por ello será quien tenga “la decisión última de quién entra” en el espacio Schengen, para lo que contará con la asistencia de Frontex.

A priori, se ha acordado un “periodo inicial de cuatro años”, tras el cual se aplicaría el “régimen general” que fije el futuro acuerdo entre Reino Unido y la UE relativo a Gibraltar, si bien también cabe la posibilidad de que el acuerdo se revise a petición de una de las partes o que incluso se anule.

La ministra ha resaltado lo paradójico que es que la salida de Reino Unido de la UE vaya a tener como resultado que se aplique Schengen en Gibraltar, si bien ha señalado que esta era la forma de evitar el único Brexit duro en toda la UE, al tiempo que ha reconocido que este hecho “ha acercado más los intereses de Gibraltar y los de nuestro país”.

Laya convoca a los partidos para informarles del acuerdo sobre Gibraltar tras filtrarse a la prensa

Por otra parte, González Laya ha mantenido este lunes una videoconferencia con los portavoces de los grupos parlamentarios en la Comisión de Exteriores y en la Comisión Mixta para la UE para informarles del acuerdo alcanzado con Reino Unido sobre Gibraltar el pasado 31 de diciembre, después de que se haya filtrado a la prensa.

La convocatoria se ha producido después de que desde PP y Ciudadanos se hubiera expresado malestar por el hecho de que el preacuerdo, que servirá de marco para la negociación de un futuro acuerdo entre Reino Unido y la UE sobre Gibraltar, se haya conocido antes en el resto de capitales europeas que entre los distintos partidos políticos, pese a que la ministra se había comprometido a comparecer en el Congreso para dar todos los detalles del mismo.

No obstante, durante la reunión informal no se ha entrado en detalle sobre lo incluido en el documento, cuya autenticidad ha confirmado González Laya, a la espera de que finalmente la ministra pueda comparecer en el Congreso, “con luz y taquígrafo”, ha indicado a Europa Press la portavoz de Ciudadanos, Marta Martín, que ha dado por buenas las explicaciones ofrecidas por la ministra respecto a que la filtración no ha partido de su departamento y que ya “se han quejado”.

Por su parte, la portavoz del PP en la Comisión de Exteriores, Valentina Martínez, ha resaltado que el documento, que el Ministerio les ha hecho llegar cinco minutos antes de la reunión y concuerda con el publicado, es el punto de partida de cara a la negociación entre Londres y Bruselas y representa “el máximo de nuestras aspiraciones”. “Vamos a ver en lo que queda”, ha subrayado.

Aunque ha lamentado que lo hayan conocido antes el resto de capitales que los partidos, ha celebrado la “bendita filtración”, puesto que finalmente tienen el documento que se había venido reclamando desde el anuncio del acuerdo el 31 de diciembre. Según Martínez, la ministra ha expresado su deseo de comparecencia y su disposición a “aclarar todas las dudas” y ha reiterado la necesidad de que Gibraltar sea una “política de Estado”.