CGT denuncia el “ninguneo” de la Junta a la petición de aplazar la vuelta a las aulas en La Línea

La organización sindical afirma que la actuación del Gobierno autonómico le lleva a pensar que los Consejos Escolares Municipales "no pintan nada"

702
Imagen típica de los centros escolares en este curso marcado por el Covid

El sindicato CGT Enseñanza Campo de Gibraltar ha denunciado este jueves “el ninguneo” de la Delegación Territorial de Educación de Cádiz y de la Consejería de Educación y Deporte ante el requerimiento del Consejo Escolar Municipal de aplazar el inicio  presente curso escolar en el segundo Trimestre para finales de enero debido a la elevadísima tasa de contagios de coronavirus que sitúa La Línea como una de las ciudades más afectadas por el virus en toda España. 

“La administraciones educativas provincial y autonómica hacen así oídos sordos ante la Comunidad Educativa de La Línea de la Concepción que está representada en el Consejo Escolar Municipal y ningunean también a los representantes políticos o máximas autoridades políticas del Consistorio linense como es el alcalde elegido en los comicios Juan Franco”, ha señalado el sindicato en un comunicado. 

“Este doble ninguneo por parte del Delegado de Educación Miguel Andreu y el Consejero de Educación, Imbroda, lleva a pensar a CGT que los Consejos Escolares Municipales no pintan nada y a preguntar que si sus acuerdos no son vinculantes ¿por qué no los quitan? La Comunidad Educativa y el Ayuntamiento de La Línea, el municipio, son los que conocen in situ el problema actual de la pandemia; esta tercera ola provocada por la nueva cepa británica procedente de Gibraltar,  está afectando gravemente a la localidad linense y  se dirige al municipio de San Roque colapsando los servicios de urgencia, la UCI y las camas hospitalarias del Hospital Comarcal de La Línea”, ha añadido CGT. 

La agrupación sindical ha finalizado acusando a la Delegación Territorial de Educación y a la Junta de “actuación negligente” ante el aumento de la tasa de incidencia acumulada en el municipio linense, con el incumplimiento en las aulas del metro y medio de distancia de seguridad, las “bajas temperaturas” por debajo de lo que marca la ley (17 grados centígrados), la “imposibilidad en muchos casos de poder ventilar bien” los centros educativos por el frío con la consecuente acumulación de CO2 y aerosoles en las clases.