El hijo de un fallecido por Covid en La Línea traslada su estremecedor testimonio a Juanma Moreno

16412
Captura del inicio del hilo.

Un linense de 81 años de nombre Salvador García ha fallecido esta semana a causa del coronavirus en el Hospital de La Línea. En las estadísticas de la Junta de Andalucía aparece uno de los 25 fallecidos a causa de esta enfermedad en el municipio linense, que sufre una tasa de incidencia superior a los 2.000 contagios por cada 100.000 habitantes. Su hijo Abel ha relatado través de Twitter el estremecedor testimonio de la muerte de su padre después de la “decepcionante aparición” del presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, en la noche del pasado viernes. Cree que son necesario más medios para los sanitarios, más inversión en sanidad y medidas más estrictas para “acabar con esta pesadilla”.

El hilo relata que el Servicio Andaluz de Salud, a través del teléfono, le recomendó a su padre, “con 39 de fiebre y convulsiones”, que se tomara paracetamol y recomendaba a la familia que, si empeoraba, le trasladara al hospital, al haber solo una ambulancia disponible. Pero Abel García quiere dejar claro que reconoce y agradece la labor de los servicios sanitarios, “que hacen todo lo que pueden”.

“Hola, Juanma Moreno, presidente de la Junta de Andalucía. Por respeto a la memoria de mi padre, no iba a publicar nada, pero, tras su decepcionante aparición hoy [por ayer viernes] en Canal Sur, anunciando las nuevas medidas en Andalucía por COVID-19, le voy a hacer llegar, de forma pública, lo sucedido, a ver si conseguimos que esté a la altura de las circunstancias”, comienza así el hilo publicado en Twitter, que continúa: “21 diciembre 2020, 21:30 horas: mi padre, de 81 años, se encuentra en su domicilio de La Línea de la Concepción, con 39° de fiebre, convulsiones y en cama. Llamamos al 061, de Consejería de Salud y Familias, nos indican que administremos paracetamol y que, si empeora, lo traslademos nosotros mismos a urgencias del Hospital de La Línea, ya que hay una sola ambulancia. Para nada se menciona la posibilidad de que algún médico se desplace a casa”.

Durante el relato de los hechos, Abel aporta capturas de teléfono de las llamadas, certificado de ingreso en el hospital y justificante del servicio funerario. Así sigue el hilo en el que se menciona directamente la cuenta oficial de Juanma Moreno y de la Consejería de Salud: “22 diciembre, 11:00 horas: trasladamos a mi padre, en vehículo propio, a urgencias del Hospital de La Línea. Le realizan PCR, da positivo, quedando ingresado, con absoluto aislamiento, en habitación 451 de planta COVID habilitada. Los contactos directos iniciamos cuarentena y contactan con nosotros, desde Salud, para PCR’s. Uno de ellos da positivo en dos ocasiones en un plazo de 20 días.

Sigue: “24 diciembre 2020, 16:30 horas: pasadas más de 48 horas desde el ingreso hospitalario, recibimos la primera llamada telefónica de un profesional médico del hospital de La Línea. Las siguientes, en algunas ocasiones, se produjeron cada 72 horas (3 días). 10 enero 2021, 11:30 horas: comunicación, vía telefónica, por personal médico del Hospital de La Línea, informando de que la situación de mi padre es ya irreversible y solo queda esperar el desenlace final”. “12 enero 2021, 05:01 horas: mi padre fallece, por y a consecuencia del COVID-19 en el Hospital de La Línea de la Concepción. ¿Cómo ve la situación ahora, Juanma Moreno? ¿Cómo se encontraría si sucediera con su padre o cualquier otro familiar suyo (ojalá no le suceda)”, comenta Abel, hijo del fallecido de Salvador García. “Gracias por las condolencias recibidas, disculpas por no poder atender todas las llamadas y mensajes y nuestro eterno agradecimiento al personal de enfermería y auxiliares de enfermería que ha cuidado de mi padre con tanta humanidad. D.E.P.”, concluye el hilo.

Abel García, en su nombre y en el de su familia, quiere dejar claro reconoce la labor de los sanitarios del Hospital de La Línea. “Nos gustaría hacer hincapié en el comportamiento impagable de los servicios sanitarios, en especial de enfermeras y auxiliares que se han entregado y en el trato con mi padre han hecho todo lo que han podido y más”, asegura el hijo de Salvador, fallecido por el coronavirus y que no tenía patologías previas. Añade que es “consciente de la saturación y la pena es que no haya suficientes medios económicos y humanos para afrontar esta crisis sanitaria”. Precisamente, de ahí la “decepción” con la comparecencia del presidente de la Junta. “Hay que anteponer la salud a la economía y necesitamos más inversión en Sanidad y medidas de prevención para que esta pesadilla acabe cuanto antes y no haya más familia pasando lo que estamos pasando nosotros”.