Mestre pide “responsabilidad” y recuerda que “en Navidad subieron los contagios y no había clases”

La delegada del Gobierno andaluz ha insistido hoy en la comarca en que los colegios, por ahora seguirán abiertos, y en que la Inspección educativa debe intervenir ya ante los casos de absentismo

539
Un operario, desinfectando un colegio al comienzo del curso

La delegada del Gobierno andaluz en la provincia de Cádiz, Ana Mestre, ha insistido hoy en que “los colegios, de momento, permanecerán abiertos, y las clases serán presenciales”, y ha hecho un llamamiento a la comunidad educativa y a los alcaldes del Campo de Gibraltar para que actúen con “responsabilidad” y “confíen en los expertos que están gestionando esta pandemia y asesorando al Gobierno de la Junta”, ya que, según dijo, “no se pueden tomar medidas arbitrarias que generen otro tipo de problemas”.

La delegada ha insistido en que todas las recomendaciones indican, a día de hoy, en que “la educación debe seguir siendo presencial”, aunque ha reconocido que “los datos fluctúan” y la situación sanitaria “cambia a cada momento”, por lo que, desde la Junta de Andalucía, están “abiertos siempre” a valorar cualquier nueva medida que pueda llegar a resultar necesaria para garantizar la seguridad de escolares y profesores.

Con respecto a las peticiones de educación telemática que se están haciendo llegar desde los distintos consejos escolares y organizaciones sindicales de la enseñanza, Ana Mestre ha asegurado, a preguntas de los periodistas, en que se están adoptando “medidas personalizadas en cada territorio”, pero ha insistido en que “los colegios han sido los lugares donde menos se ha contaminado” y que, hoy por hoy, y mientras los expertos no aconsejen lo contrario, las clases seguirán siendo presenciales.

Que no se genere “alarmismo”

Asimismo, la delegada provincial de la Junta ha querido recordar a la comunidad educativa que “en Navidad los niños no estaban en los colegios, y hubo un aumento de los contagios”. En este sentido, ha pedido que no se cree “alarmismo” entre los padres, ha advertido que “hay que ser consecuentes y responsables con la educación de nuestros hijos”, y ha apelado a la “lealtad institucional” de los dirigentes políticos. Lo contrario, según dijo, sólo sirve para “crear entre las familias nerviosismo, tensión e incertidumbre”.

Con respecto a los datos de absentismo que se están registrando en varios municipios del Campo de Gibraltar, especialmente en La Línea de la Concepción, donde más del 90 por ciento de los menores no están acudiendo al colegio ni al instituto, la delegada del Gobierno de la Junta en Cádiz ha defendido que la Inspección educativa tiene la obligación de intervenir, tal y como afirmaba este lunes el propio consejero de Educación. “Si los colegios están abiertos, y los padres optan por no llevar a sus hijos a clase, la Administración tiene que actuar ya”, comentó Mestre, que recordó que hay alumnos que llevan ya más de una semana sin ir al colegio. Y añadió que “esto no es una amenaza, ni un querer actuar contra las familias, sino que tiene que haber un conocimiento de la situación, porque no podemos hacer dejación de funciones y tenemos que saber lo que sucede en cada una de las aulas”.

La delegada recordó que las recomendaciones de los expertos y los protocolos aplicados ya permitieron que el inicio del curso escolar, el pasado mes de septiembre, fuera “muy bien”, para “desgracia”, según dijo, de los “malos agoreros” que vieron como no se cumplían “algunos vaticinios” que circularon durante el verano. “Ya pudimos comprobar entonces que cuando confiamos en los expertos nos va bien, y en estos momentos hay que seguir confiando en los expertos”, insistió.