“No lo vamos a consentir, que sepamos que la ciudadanía está con nosotros nos llena de energía”

1386
Alfredo Batlencia, Raquel Ñeco, Manuel Abellán, Antonio Rodríguez y Javier Trujillo junto a la falda de Los Portichuelos.

La Línea se levanta en contra del proyecto de Red Eléctrica Española (REE) que pretende construir una subestación eléctrica de 40.000 metros cuadrados en el paraje natural de Los Portichuelos, uno de los únicos espacios verdes de los que dispone este municipio, para dar servicio a Ceuta. Ante el avance del proyecto, la corporación municipal de forma unánime y distintos grupos y colectivos sociales, como el movimiento ecologista, hacen campaña en contra y tratan de sumar fuerzas para frenar este proyecto que consideran un nuevo atropello hacia los intereses de la ciudad de La Línea8Directo reúne a estos principales colectivos y habla con ellos sobre esta última cruzada que emprende la ciudadanía linense.

Verdemar-Ecologistas en Acción: “La sierra no se toca”

Los ecologistas han sido de los primeros en denunciar el impacto medioambiental que supondría la construcción de esta subestación eléctrica. “La Línea es el municipios más pequeño del Campo de Gibraltar y eso también nos limita en espacios naturales. En cuanto al impacto a nivel de medio ambiente, esa volumetría impactaría físicamente, se tendría que mover tierra, especies vegetales, y eso influiría también en el ecosistema de la falda de esta sierra justo pegada al litoral de Levante“, explica Alfredo Valencia, portavoz de Verdemar-Ecologistas en Acción, grupo que el pasado 13 de febrero desplegó una pancarta en uno de los puntos más altos de la sierra en contra de esta subestación: “Sierra Carbonera no se toca”. Desde Verdemar advierten que están estudiando el proyecto de REE y que presentarán alegaciones. También plantean movilizaciones, dentro de lo que permita la situación sanitaria.

El equipo de gobierno: “No lo vamos a consentir, que sepamos que la ciudadanía está con nosotros nos llena de energía”

Comisión Portichuelos. Así se llama el grupo de trabajo interno creado por el equipo de gobierno local para tratar este asunto y que lleva semanas recabando datos, estableciendo contactos y planteando acciones concretas. Tras la unanimidad mostrada por los portavoces de los tres grupos políticos que integran la corporación municipal y todo el arco plenario, se ha redactado un documento conjunto y una hoja de ruta para trasladar esta oposición a las instituciones supramunicipales. Los servicios jurídicos del consistorio ya están trabajando en una defensa jurídica y se ha solicitado además una reunión con la empresa Red Eléctrica Española y las autoridades ceutíes. Hasta el momento, el alcalde de la ciudad, Juan Franco, se ha reunido con la parlamentaria andaluza Ángela Aguilera.

El Ayuntamiento tuvo conocimiento de este proyecto por primera vez en el año 2017 pero entonces también se barajaban otras posibles localizaciones como Getares, Los Lances y San Roque. El pasado 29 de enero comunicaron al consistorio linense que este proyecto recalaría con toda probabilidad en el municipio de La Línea, iniciándose toda una ola de comentarios y reacciones ciudadanas en contra, así como reuniones y movimientos institucionales.  

“Un factor muy importante que ha cambiado desde 2017 hasta ahora es que el flujo eléctrico en el Estrecho se ha dado la vuelta. Hasta diciembre de 2018 España exportaba energía a Marruecos. Marruecos ha desarrollado en los últimos años un potencial de generación eléctrica muy alto y ahora nosotros importamos, compramos energía a Marruecos. En esa situación, a mí el sentido común me dice que no tiene mucho sentido traer energía de Marruecos para luego mandarla por un cable a Ceuta”, destaca Manuel Abellán, teniente de alcalde delegado de Infraestructuras, y que no entiende que, con el nuevo gobierno socialista y su apuesta por un cambio del modelo energético, se continúe desarrollando proyectos de este tipo de un gran impacto ambiental. “Habría que apostar más por la implantación de energías renovables y un autoabastecimiento de Ceuta”.

El impacto medioambiental no es la única preocupación ante este proyecto que compromete el posible desarrollo futuro de esta zona y contaminará visualmente este paraje. “Tiene una expansión amplísima y a pesar de que el delegado de REE en Andalucía ha comentado que se trata de una hondonada, una especie de bañera en la sierra y que la subestación no se vería, una de las preguntas que le formulamos en la reunión que mantuvimos era que qué altura tenían las torres interiores, que serán de 20 metros. Difícilmente van a tener la posibilidad de ocultar los 20 metros de altura de estas torres“, señala Raquel Ñeco, concejal de Medio Ambiente del Ayuntamiento de La Línea y que avanza además que una asociación se encuentra realizando estudios ante la posibilidad de que yacimientos neolíticos y romanos de la zona también estén amenazados por este proyecto. 

El cien por cien de la población de La Línea está en contra de este proyecto y eso nos da mucha fuerza y nos sentimos muy arropados a la hora de defender los intereses de nuestro pueblo, que sepamos que la ciudadanía está con nosotros nos llena de energía”, añade. 

CD Sierra Carbonera: “Esta sierra es nuestro único hábitat natural”

Javier Trujillo y Antonio Rodríguez forman parte del Club Deportivo Sierra Carbonera, en el que corredores de montaña y aficionados al senderismo encuentran en este espacio natural su mejor pista de entrenamiento: “Esta sierra es nuestro único hábitat natural”. Los más de 60 socios que forman parte de este club también han mostrado de forma unánime su oposición a este proyecto que amenaza no sólo su rutina deportiva sino también una de sus actividades más populares: la carrera cresta Sierra Carbonera, que cumple ya ocho ediciones consolidándose en el calendario deportivo de la zona.