Penas y Dolores se refugia en la esperanza de un próximo Martes Santo en la calle

204
Penas y Dolores, Martes Santo 2021.

Penas y Dolores en este Martes Santo de La Línea. La Real Hermandad y Cofradía de Nazarenos de Nuestro Padre Jesús de las Penas, María Santísima de Los Dolores y Patriarca Bendito San José celebra hoy un Martes Santo muy diferente al de otros años en el que sus imágenes titulares no procesionarán por las calles de La Línea, por segundo año consecutivo debido a la pandemia de COVID-19. Sin estación de penitencia en la calle, aunque sí internamente, los hermanos cofrades de Penas y Dolores se refugian hoy en la esperanza y sobre todo la fe de que vendrán tiempos mejores.

“Afrontamos este Martes Santo con mayor alegría que el año pasado. Gracias a Dios, la situación del país, de la pandemia, mejora poco a poco, por lo menos ya podemos estar dentro de los templos, visitando a los titulares. En nuestra hermandad no ha habido ningún fallecido por tema de la pandemia y eso siempre es motivo de alegría, de darle gracias a Dios, acercarnos a él y que nos guarde para el siguiente Martes Santo”, declara a este medio Nacho Fortes, hermano mayor de Penas y Dolores, que nos recibe a los pies de las imágenes titulares de esta hermandad, que descansan en un nuevo altar en el santuario de La Inmaculada.

Para los cofrades, esta Semana Santa, aunque muy diferente, sirve de algo de alivio, de aliento, de esperanza. “Los cofrades vivimos estos días con esperanza, no nos queda otra. La fe sí que nos da ese plus para afrontar estos tiempos dando gracias al Señor y con la esperanza de que vengan tiempos mejores”, añade Fortes.

Al final y al cabo, tal y como recuerda el hermano mayor de los titulares del Martes Santo de La Línea, “la Semana Santa no se ha suspendido, solo los desfiles procesionales, que la gente viva la liturgia, el triduo pascual, que viva realmente la pasión de Cristo, y que eso nos ayude a creer todavía con más fuerza, esa fe durante el año, esperando el próximo Martes Santo. Las hermandades no son sólo un día al año, hay que tener afianzados esos pilares de la fe y de la fraternidad que hacen que nos hacen que estos días sean menos amargos. Cuando tú disfrutas 364 días del año, un día que te salga mal, duele pero no tanto”.

Y es que esta hermandad, conocida por su ambiente familiar y cada vez también más joven, ha aprovechado cada pause de estos meses de pandemia. “Las imágenes tienen un nueva ubicación, así que tenemos un nuevo proyecto de un retablo para adecentar el sitio lo mejor posible. Tenemos a vista también un local que queremos adquirir y poder convertirlo en casa hermandad. Estamos también inmersos en la celebración del 25 aniversario de la bendición de la imagen de Nuestro Padre Jesús de las Penas. Aquí no paramos”. Con motivo de este 25 aniversario del Señor de las Peñas, la hermandad estrena este Martes Santo un vídeo documental.

Además, entre tarea y tarea, no se olvida de practicar la caridad. “Es uno de los pilares fundamentales de cualquier hermandad que hay que llevar a gala sobre todo en estos tiempos”. Por motivos de logística, espacio (cinco hermandades comparten espacio en la iglesia de La Inmaculada) y control de aforo, la hermandad de Penas y Dolores no celebra hoy ninguna actividad extraordinaria más allá de la misa de las 19.00 horas; hora de su tradicional salida procesional. No este año, pero ojalá que el próximo.