Gibraltar levanta uno de los seis edificios que cambiarán las vistas del Levante de La Línea

2555
Imagen del proyecto Hassan Centenary Terraces y estado actual de las obras, vistas desde La Línea.

Las vistas desde el litoral de Levante de La Línea no volverán a ser las mismas. Desde hace unos días ya es visible una de las seis torres de apartamentos que Gibraltar construye en la cara este del Peñón, los Hassan Centenary Terraces. Este proyecto urbanístico generó cierta polémica en su inicio y provocó una queja formal del Gobierno español ya que se ejecuta sobre unos terrenos ganados al mar, en aguas que España reclama como propias. En este lugar, desde hace años solo asomaba una montaña de escombros. Ahora y durante los próximos meses, este paisaje, a uno y otro lado, cambiará para siempre.

En concreto, la cara este del Peñón, que hasta el momento permanecía inalterada, albergará unas 665 propiedades con “los más altos estándares de calidad”, según se anuncia en la web del proyecto, repartidas en seis edificios de apartamentos de entre una y cuatro habitaciones. Estas torres de apartamentos contarán con una altura de hasta 20 y 35 plantas. Todas estas propiedades dispondrán de balcones y “se beneficiarán de unas vistas excepcionales hacia el mar o el Peñón”, se expone en la presentación de este proyecto que ejecuta Gibraltar Residential Properties (GRP) y que podrá financiarse como vivienda de protección oficial. El precio de estas nuevas viviendas oscila entre las 145.100 y las 308.100 libras.

Hassan Centenary Terraces es solo uno de los distintos programas de viviendas que desarrolla desde hace años el Gobierno de Gibraltar, como los ya ejecutados en la cara norte, ya que con una población de más de 33.000 habitantes y una superficie de 6,8 kilómetros cuadrados, Gibraltar ha apostado por una política activa de construcción de vivienda. Esta vez, cambiando para siempre las vistas desde el otro lado.

Las autoridades españolas amenazaron en su día con impugnar este proyecto urbanístico planteado sobre terrenos ganados al mar en aguas en conflicto, ya que España las reclama como propias apoyándose en el Tratado de Utrech y los británicos y gibraltareños aseguran que son suyas por una cesión de 1713. Según explica y tal y como recogió entonces el diario La Información, el proyecto Hassan Centenary Terraces provocó una queja formal del Ministerio de Asuntos Exteriores español a sus colegas británicos, a lo que Gibraltar alegó contar con todos los parabienes del proyecto, como las evaluaciones ambientales favorables.